Fiesta fundación jumex

La fiesta fue como me lo dijeron, la mejor boda del año… Pero como no, si siempre había percibido esa atracción retro-chunda (kitsch mexicano) de los artistas… Entonces, si juntas mucha comida, mucho alcohol y mucha música retro-ochentera, pues no hay que decir que sale un bodorrio a todo galope. Además, lo mejor de las bodas pasa cuando dejas la pena ajena y te pones a bailar los grandes éxitos quinciañero-bodorrio-fiesteros de toda la vida. Ayer hice lo mío al respecto, sin embargo, tanta comida no me dejo caer en la borrachera inconsciente y en la fiesta absoluta… Mejor, así tengo energías para el fin de semana y me guardo un buen recuerdo de las grandes fiestas de sociedad… Por cierto, eso de colarse en una fiesta así, siempre da buenos incentivos a la creatividad gorronera, imagínense comencé a colarme en bodas y quinceaños del barrio cuando no teníamos para el alcohol y ahora, aunque tengo para el alcohol, lo hago por pura diversión…